LAS MUELAS DEL JUICIO


Las muelas del juicio o también conocidas por cordales, son los terceros molares de la dentición permanente. Los problemas con la erupción de las muelas del juicio son cada día más frecuentes. La teoría es que, en la evolución del hombre, el tamaño del maxilar superior y de la mandíbula se va reduciendo por lo que existe una falta de espacio que impide el desarrollo normal de todos los dientes. Esta falta de espacio se convierte a menudo en problemas del tipo de infecciones (sobre todo cuando está parcialmente comunicado con la boca), daño a los dientes vecinos (caries, periodontitis), quistes y ocasionalmente tumores. Incluso por la propia evolución, se piensa que las muelas del juicio desaparecerán por falta de uso, ya hay personas que jamás tienen cordales.

Extracción muela del juicio

La primera pregunta que nos soléis hacer en consulta cuando acudís con dolor es si es necesario sacar la muela del juicio. Tal y como cualquier otra pieza dental, su extracción tendrá que ser valorada por los especialistas. Si la muela del juicio no presenta ninguna patología no será necesaria sacarla. No obstante, las muelas del juicio se suelen extraer ya que presentan patologías como mal posicionamiento, caries, pericoronaritis… Ante esto, la recomendación será la extracción. Es muy habitual en consulta recibir a gente joven con muelas de juicio picadas, con inflamación, dolor o incluso flemón por una infección en la muela del juicio.

La extracción de una muela del juicio se realiza como cualquier otra muela. Lo fundamental para poder quitar la muela del juicio con seguridad es hacer un buen diagnóstico con una radiografía panorámica y no extraerlas si hay síntomas de infección.

La particularidad de las muelas del juicio es que en ocasiones se encuentran “tumbadas” o en posición horizontal, estando sumergidas en el hueso, por lo tanto, habría que hacer una pequeña cirugía. La cirugía de la muela del juicio consiste en la inyección de anestesia local, la misma que para hacer un empaste. No duele ya que la zona está totalmente dormida, el cirujano/a accede a la muela y con delicadeza la irá extrayendo. La recuperación tras la extracción dependerá de lo traumática que sea la cirugía y el tiempo empleado. Si hubiera que hacer este tipo de intervención, será necesario dar unos puntos para favorecer la cicatrización. Muchos nos preguntáis si es recomendable algunos días de baja por la extracción de las muelas del juicio, a priori no sería necesario, a no ser que el empleo requiera, gran esfuerzo físico como un deportista.

Aquí os dejamos unas pautas a seguir tras las extracciones dentales:
  • Aplicar frío sobre la zona intervenida tras finalizar la intervención.
  • Seguir estrictamente la pauta de medicación (antibióticos, analgésicos y antiinflamatorios) que te recomendemos.
  • Reposo relativo el día de la intervención.
  • Dieta fría y blanda 24 horas.
  • No realizar enjuagues ni cepillarse la zona en 24 horas.
  • Al día siguiente comenzar con enjuagues de agua con sal (1 litro + 1 cucharada).
  • Aplicación de gel de Clorhexidina (antiséptico) en la zona al menos 3 veces al día.

¿Para qué sirven las muelas del juicio?

Las muelas del juicio sirven exactamente para lo mismo que el resto de las muelas de la dentición. Su función es la masticación. Fundamentalmente se usan para triturar alimentos y preparación del bolo alimenticio. Forman parte del sistema digestivo ya que en la boca se produce la primera fase de la digestión. Habitualmente la erupción de éstas se ve afectada por su malposición, por ejemplo, al tener una muela del juicio tumbada dentro del maxilar, por lo tanto, se suele recurrir a su extracción ya que nunca llegarían a hacer su función.

PREGUNTAS FRECUENTES:

¿Por qué se llaman muelas del juicio?

Como ya hemos comentado, se pueden llamar de diferentes formas, terceros molares, cordales o como las conocemos comúnmente, muelas del juicio. Tienen esta denominación ya que suelen erupcionar en torno a los 17-18 años y supuestamente esa es la edad en la que se alcanza la madurez o, dicho de otra forma, coloquialmente, se empieza a tener «juicio».

¿A qué edad salen las muelas del juicio?

Habitualmente erupcionan entre los 17 y 25 años, no obstante, pueden no erupcionar nunca o incluso a edades avanzadas.

¿Cómo calmar el dolor de las muelas del juicio?

Sin duda, un profesional te indicará como calmar el dolor. Como hemos comentado, una muela del juicio puede doler por varios motivos, caries, inflamación de encía, infección… Se puede recomendar simplemente desde una buena higiene y un enjuague de clorhexidina, hasta un antibiótico, antiinflamatorios y analgésicos. En la Clínica dental Smile Boadilla te recomendaremos el mejor tratamiento para tu caso, no dudes en llamarnos.

Me operaron de las muelas del juicio, ¿Qué puedo comer?

La recomendación, durante las primeras 48h, siempre será alimentos blandos, fáciles de comer y preferiblemente fríos, ya que ayudan a que no se produzca inflamación. Poco a poco y según las sensaciones del paciente recomendamos volver a la dieta normal.

Me quitaron una muela del juicio y me duele mucho, ¿es normal?

Es normal que se sienta dolor. Como ya hemos comentado, dependiendo del tipo de cirugía el postoperatorio será mejor o peor. Cuanto más traumatismo y tiempo de intervención peor será. Las recomendaciones generales serían tomar antiinflamatorios o analgésicos, siempre y cuando no haya alergias ni ningún tipo de patología o medicación que estén contraindicados, y aplicación de hielo local para evitar la inflamación.

Para la ortodoncia, ¿es necesario quitar las muelas del juicio?

La necesidad de extracción de unas muelas del juicio sanas y sin ningún tipo de patología para un tratamiento de ortodoncia, lo determinará el tipo de caso. En caso de haber apiñamiento dental, el espacio será necesario por lo tanto es probable que se requiera a la extracción. No obstante, eso se determina haciendo un estudio previo con fotos y radiografías antes del comienzo del tratamiento.

¿A qué edad terminan de salir las muelas del juicio?

No podemos tener una repuesta exacta a esta pregunta. Puesto que, en cada persona, erupcionan a una edad determinada, el tiempo de erupción también será diferente. Podemos hablar de que desde que empiezan a romper la encía y comenzamos a ver «el piquito de la muela» en boca podría tardar en salir del todo desde un mes, varios años o incluso no erupcionar nunca. Todo esto depende del espacio que tenga la muela para salir, de la posición de la muela o de si existiera algún elemento como otra muela o alguna porción de hueso que le impida avanzar hasta la erupción completa.

¿Es posible que no salgan las muelas del juicio?

Como hemos comentado anteriormente, los molares erupcionan siempre y cuando tengan espacio suficiente y no haya nada que lo obstruya. Por lo tanto, es muy habitual que los cordales no lleguen a erupcionar por falta de espacio o malposición. Incluso cabe la posibilidad de que nunca salgan por que no existan. Hay personas que no tienen muelas del juicio y no lo saben hasta que se les hace una radiografía panorámica.

Me sale sangre de la muela del juicio tras la extracción, ¿es normal, que puedo hacer?

Es normal que después de una extracción pueda sangrar un poco. La sangre mezclada con la saliva es un poco escandalosa y habitualmente se piensa que se sangra más de lo que sucede en realidad. No obstante, la recomendación ante el sangrado siempre es poner una gasa seca en la zona, morder y no moverla hasta pasados 30-45 minutos. Si pasados 45 minutos sigues sangrando, se volverá a poner otra gasa otros 45 minutos, se repetirá este proceso hasta que deje de sangrar. Es importante tener en cuenta que está totalmente prohibido escupir o enjuagarse la boca en las primeras 24 horas. Si se hace, provocará la rotura del coágulo sanguíneo y no parará de sangrar.

En Smile tenemos una cirujana que te puede resolver todas esas dudas, no dudes en llamarnos para concertar tu cita. ¡Te esperamos!

"Trackback" Enlace desde tu web.